MARCH: A TRADITIONAL TASTE OF SPAIN

In classic British style, let’s first talk about the weather. Look’s like Winter is on its way out, the sun is shining, and no snow is to be seen. Last week’s snow craze was one of a kind. I’ve never seen such chaos and excitement caused by the tiniest amount of snow. Although, the atmosphere was pretty uplifting, especially whilst teaching a Skype lesson and hearing the young students cry in excitement and awe at the sight of falling snow. Public schools were shut for the day, people were rushing home afraid of getting stuck in the traffic and the school attendance was a bit tragic. Waking up to a WhatsApp message inviting us for a snowball fight was a nice way to start the day. We wrapped up in warm clothes, and spent the morning acting like kids walking the streets of Esparreguera, taking in marvellous views on the hills and spotting a variety of snowmen perched on garden walls. I even *accidentally* hit Juan in the face with a snowball or what was mainly ice. And we finished it off with a cacaolat in El Pati to warm us through. I feel like the snow brings out the child in everyone and it’s amazing to say we’ve experienced both the glorious sunshine and a white blanket of snow (just a shame it was overdue for Christmas) during my year in Spain. Unfortunately, by the afternoon it had melted, and it didn’t come anywhere as close as the snow Storm (miraculously named Storm Emma), which has struck Great Britain and left airports in stationary mode and people stranded in their homes. Just compare the two photos below. Even the colosseum was covered in white, Storm Emma seemed to make her way around Europe.

Now we’ve got the ‘awkward’ weather chit-chat out the way, we can move onto the more traditional Spanish events that have also covered the streets these last few weeks. Due to the rain (I swear us British have this town jinxed), Festa Major d’Hivern was postponed for a couple of weeks however we still got to experience some Catalonian culture as we watched the Baile de bastones. After waiting in a café eating churros (gosh we really sound like true Spaniards now) the group finally bounced over to us after parading around for 2-3 hours, they must have been shattered! However, they all danced with unbelievable amounts of energy, so much that we wanted to join in. This little show was followed by our own private cooking lesson as we learnt to make tortilla de patatas, and whilst Susana made this look easy I can tell you from my experience since that it’s hard to keep it in a solid omelette shape. Mine might have tasted good but it didn’t earn points on appearance. Susana and her family also treated us to tapas of pa amb tomàquet, Iberian ham and manchego, which was delicious, and then we were smothered in love by Odin. The following day we witnessed the Castells of Terrassa and Esparreguera, therefore in feud with Josep. They challenged themselves to bigger and more dangerous towers, and for people like me I had to force myself to keep my eyes open!

Luckily Erin and I got to experience the rescheduled Festa Major d’Hivern this past weekend, and whilst we missed out on going to the top of the bell tower, we hope there’ll be another chance to view this town from a high point. During this quirky market, we tried several Spanish delicacies, I only wish I hadn’t eaten breakfast as my eyes fixated on the crepes and waffles, along with the continuous trays of cake. We got to try the delicacies know as coca, an open one with a sweet chocolate topping and garrapinadas. How you Spanish manage to look so fit and healthy is beyond me when you must be tempted by your sugary treats and fresh bakeries at every corner. We balanced out these sweet treats with tasters of the wide variety of savoury sausages, fresh empallidas, and the smell of a fresh barbecue, all washed down with wine drunk from a porron. We certainly need some practice after spilling it down our front. As well as being stuffed full of food, we saw a few circus acts parading the streets including some hovering over us on stilts, a contortionist, and people in spectacular outfits. And it was a fun-filled day for children with small rides which we wish we had the excuse to go on.

These past few weeks have been full of traditional affairs, and it’s what a small town like Esparreguera is good at, showing the true flavours of Spain and Catalonia. We are in desperate need to try some calçots before the season finishes this April. For now, Marky is preparing us for Easter after he baked a lovely cake, before we all suffer from a giant chocolate coma. Until this sweet period, good luck to all those with English exams, your hard work this term will show!

Emma Upshall

MARCH BLOG COLLAGE

Siguiendo un estilo británico clásico, en primer lugar hablaremos del clima. Parece como si el invierno se estuviera despidiendo, el sol empieza a brillar y no hay nieve. La locura por la nieve de hace un par de semanas pasada fue digna de ver. Nunca he visto semejante caos y nervios por tan poca cantidad de nieve. Sin embargo, el ambiente era increíblemente excitante, especialmente mientras estaba impartiendo una clase via Skype, cuando podía oír a los alumnos más jóvenes gritando de emoción y asombro ante la nieve. Las escuelas cerraron todo el día, la gente regresaba apresuradamente a casa, temerosa de verse atrapada en su camino por la congestión de tráfico, y la asistencia a la Academia fue un poco “penosa” ya que hubo numerosas ausencias. La mañana siguiente, despertamos con un mensaje de WhatsApp que nos invitaba a una guerra de bolas de nieve, lo que fue una bonita manera de comenzar el día. Nos cubrimos con ropa de abrigo y pasamos la mañana jugando como críos mientras dábamos una vuelta por las calles de Esparreguera, con unas vistas maravillosas de las montañas nevadas y de improvisados muñecos de nieve sobre las paredes de los jardines. Incluso “accidentalmente” golpeé a Juan en la cara con una bola de nieve… que más bien era una bola de hielo (Nota de Juan: no te preocupes, ya me tomaré cumplida venganza). Acabamos el paseo con un Cacaolat caliente en El Pati para entrar en calor. Fue como si la nieve hubiese hecho salir el niño que todos llevamos dentro, y está siendo sorprendente poder disfrutar tanto del cálido abrazo del sol como de la blanca capa de nieve (una lástima que no llegase a tiempo para Navidad) durante mi año en España. Desgraciadamente, por la tarde ya se había fundido, aunque fue una suerte que no llegase siquiera a acercarse a la intensidad de la tormenta de nieve que golpeó Gran Bretaña (cosas de la vida, denominada Emma) y dejó a los aeropuertos inoperativos y la gente encerrada en sus casas. Tan sólo tenéis que comparar las dos fotos más abajo. Incluso el Coliseo de Roma apareció cubierto de nieve; parece ser que Emma se dio una vuelta por toda Europa.

Ahora que ya hemos terminado con la charla sobre el “desagradable” clima, podemos pasar a los actos festivos tradicionales que se sucedieron en las calles durante las siguientes semanas. Debido a la lluvia (parece que los británicos le hallamos echado un mal de ojo a este pueblo), la Festa Major d’Hivern tuvo que retrasar un par de semanas algunas de sus actividades; sin embargo, pudimos ver alguna muestra de la cultura catalana como el Ball de Bastons. Tras esperar en una cafetería comiendo churros (Dios mío, ahora sí que debemos parecer españoles) finalmente llegaron los bastoners hasta dónde estábamos tras 2-3 horas de cercavila… ¡debían estar agotados! Sin embargo bailaron con una energía increíble, tanta que hasta quisimos unirnos a ellos… A este pequeño espectáculo le siguió nuestra pequeña lección privada de cocina, en la que aprendimos a cocinar tortilla de patatas; aunque cuando la hizo Susana parecía fácil, puedo deciros, desde mi experiencia personal, que es tremendamente difícil conseguir convertir la mezcla de huevos y patatas en algo sólido y con forma de tortilla. Aunque la mía podía tener buen gusto, definitivamente no conseguiría puntos extra por su aspecto… Susana y su familia nos ofrecieron también tapas de pa amb tomàquet, jamón ibérico y manchego, todo ello delicioso, y luego Odin nos regaló un sinfín de mimos. Al día siguiente fuimos a ver los Castellers de Terrassa y Esparreguera, algo para lo que se nos unió Josep. Compitieron con castells cada vez más grandes y peligrosos, hasta el punto que prácticamente tuve que obligarme a no cerrar los ojos de miedo.

Afortunadamente, Erin y yo pudimos experimentar la reagendada Festa Major d’Hivern este pasado fin de semana, y aunque no pudimos visitar el campanario, estamos seguras de que habrá otra oportunidad para disfrutar de las vistas del pueblo desde las alturas. Durante la visita al peculiar “mercadillo”, probamos varias especialidades… tan solo desee no haber desayunado, mientras mis ojos se fijaban en los crêpes y los gofres y las inacabables bandejas con diferentes tipos de pasteles. Probamos la coca de chocolate y las garrapiñadas. Cómo hacéis los españoles para veros tan en forma y saludables es algo que escapa a mi comprensión cuando en cada esquina hay tentaciones azucaradas y pastelerías… Intentamos compensar esas dulces amenazas probando la amplia variedad de embutidos, empanadas frescas y el aroma de la barbacoa, todo regado con un buen trago de vino de un porrón. Realmente nos dimos cuenta que necesitamos más práctica tras acabar vertiendo parte él encima nuestro. Completamente hasta arriba de comida, nos fuimos a ver unas actuaciones de circo por las calles, incluyendo zancudos, contorsionistas y gente con espectaculares disfraces. Era un día espectacular para los niños, con posibilidad de montar en pony… algo para lo que nos hubiera gustado tener una excusa.

Estas últimas semanas han estado llenas de eventos tradicionales, cosas que una pequeña población como Esparreguera puede ofrecer perfectamente. Tenemos muchas ganas de probar los calçots antes de que acabe la temporada el próximo Abril. Mientras tanto, Marky está haciéndonos el calentamiento de Semana Santa: nos ha preparado un pastel increíble antes de que todos acabemos en coma por ingestión de chocolate. Hasta que llegue ese dulce período, Buena suerte a todos con los exámenes, ¡Seguro que vuestros esfuerzos durante el trimestre ser verán recompensados con un buen resultado!

                                                                                                                                                                                               Emma Upshall

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR