Ve más allá este curso aprendiendo un nuevo idioma. 

Alemán, francés, italiano… ¿Cuál vas a elegir?

 

Hay vida después del inglés.

¿Sabes? Dominar un segundo, o tercer idioma te costará menos esfuerzo que el primero, porque tu cerebro ya está entrenado.

Deja que te demos dos razones poderosas para poner un nuevo idioma en tu vida:

1) VIAJAR: Nada te aportará un intercambio cultural más verdadero que comunicarte en la lengua del país que visitas. ¿O crees que el Oktoberfest es lo mismo interactuando en alemán? ¿Y qué me dices de sorprender un Saint-Valetin hablando en el idioma del amor? Nada como pedir una pizza en Italia como un genuino italiano. Les encanta que uses su idioma, garantizado.

2) TRABAJO: No negarás que para muchas empresas internacionales la puerta se abre cuando puedes demostrar que hablas su idioma, y por tanto tendrás más puntos para conseguir ese puesto de trabajo o bien para promocionarte en tu actual empresa.

Muchas empresas alemanas de la automoción, por ejemplo, buscan talento entre los candidatos que tienen un nivel de alemán. Igual pasa con las francesas y las italianas, entre otras.

 

 

¿Te suenan algunas de estas objeciones?

He estudiado en grupo en otras academias y me cuesta seguir el ritmo de mis compañeros, o me aburro. Me gustaría tener una atención más personalizada de mi profesor

No puedo permitirme clases particulares para conseguir que la atención del profesor sea exclusiva para mí.

 

Me falta tiempo, no me da la vida.

He intentado estudiar por mi cuenta, pero tardo siglos en comprender algo de la gramática, y no se si la pronunciación es la correcta.

Creo que el alemán siempre se me resistirá, con tantas declinaciones y esas palabras larguísimas.

 Mon dieu! El francés se me hace bola, con mil formas diferentes de pronunciar la misma vocal.  Se me hace un nudo en la lengua sólo de intentar emularlas.

No necesito aprender italiano. Al fin y al cabo es casi igual que el español y me apaño con saber decir «Ciao» y «Domani». Así voy tirando.

Vale, ahora deja que te desmontemos esos falsos mitos y objeciones

Hablemos del alemán: Está basado en muchas normas gramaticales, pero como se suele decir de los alemanes, es «muy cuadrado». No es una lengua llena de excepciones, como ocurre con el inglés.  Todo es cuestión de aprender la mecánica de la constucción de frases y las declinaciones.

Y no, pronunciarlo no es tan difícil como crees. Si hablas inglés, tienes la mitad del camino recorrido, porque las dos lenguas tienen el mismo origen.

¿Y qué me dices del francés? Su pronunciación tiene truco, y es cuestión de práctica y de que el profesor te enseñe a diferenciara las distintas pronunciaciones que para los franceses son muy evidentes.

Eso y la congujación de los verbos es cuestió de práctica, pero con tu motivación buscarás cualquier momento para practicar. (Bendito Netflix)

¿Quién te dijo que puedes hablar italiano sin estudiarlo? Vale, los españoles tentemos la mitad del camino recorrido, pero hay un mundo entre «chapurrear» y hacerse entender con todas las sutilezas del idioma.

¡Claro que tiene reglas gramaticales y conjugaciones verbales! Parecidas al español, pero con sello propio.

Así la próxima vez que hables con un italiano no te pondrá cara de «Oh, no! Un altro spagnolo?»

Desmontemos ahora la objeción del tiempo y el dinero.

A nuestros alumnos no les sobra el tiempo, así que te propondremos invertir uno o dos días asistiendo a clase. Después de un curso lectivo comprobarás que empiezas a comunicarte en tu nuevo idioma o que lo haces mucho mejor que cuándo tomaste la decisión.

Y como nuestros profesores son súper motivadores, te sobrarán las ganas de repasar y de que llegue la siguiente clase.

Intentamos que nuestras cuotas sean asequibles y verás que la relación calidad-precio está más que justificada. Sabemos que buscas clases particulares pero no tienes por qué pagar una fortuna por ellas. Por eso intentamos que dos o más alumnos del mismo nivel compartan profesor y por tanto su coste.

 

¡Allá vamos!

Imagina por un instante ir a esa entrevista en una empresa alemana, francesa o italiana y que tu nivel de ese idioma te de un buen empujón para conseguir el puesto.

 

Ahora visualízate en tu puesto de trabajo, asistiendo a reuniones o videoconferencias sin sudores fríos porque no entiendes ni una palabra del idioma materno de tu empresa, aunque hables  inglés.

 

¿Y si en tu próximo viaje al extanjero (digamos Alemania, Italia o Francia) pudieses dejar de recurrir al inglés y te comunicases en su lengua autóctona? Marca una diferencia, indudablemente. Igual que si ellos aquí se comunican contigo en español, aunque no sea a la perfección. ¿A que los miras con otros ojos?

Oops! ¡Pero si no nos hemos presentado!

Somos un equipo de formadores apasionados de las lenguas, y desde que empezó nuestro proyecto allá por 1995 hemos ayudado a miles de alumnos, literalmente,  a hablar diferentes idiomas  de manera correcta y fluida.

Impartimos clases presenciales en nuestro centro en Esparreguera, pero también en un gran número de empresas. ¿Quieres saber cuáles son y qué opinan ellas? Haz click en el botón y descúbrelo.

Características de nuestros cursos de alemán, francés e italiano (o sea, lo que te llevas)

  • Cursos en muy pequeño formato (entre 2 y 4 personas), aunque si quieres podemos organizarte sesiones particulares.

 

  • Duración personalizada, recomendamos entre hora y media y dos horas de clase semanales.

 

  • Profesorado nativo y bilingüe

 

  • Preparación exámenes oficiales.

 

  • Grupos homogéneos en nivel y edad.

 

  • Informe de evaluación detallado con puntuación por áreas gramaticales y orales y diploma al final del curso.

 

  • Prueba de nivel personalizada previa a la inscripción, sin coste ni compromiso.

Y  todo esto por menos de lo que te cuesta tu pizza semanal. 

Pagarás cuotas mensuales en función de la cantidad de horas que realices semanalmente y de la cantidad de personas que forméis el grupo. Por ejemplo, estudiar en un grupo de 3 personas te costará 12 €/hora y variará dependiendo de cuántos alumnos seáis en el grupo.

Incluso puedes compartir tu profesor particular con otro alumno de tu mismo nivel.

Si no partes de 0, haz un test de nivel presencial o online, totalmente personalizado,  y reserva tu plaza ahora.  Podrás asistir a una clase de prueba antes de confirmarla.

 

No demores demasiado tu decisión porque :

  •  Las plazas son muy limitadas:  cerramos grupos al llegar a 8 personas (hay niveles en los que solo disponemos de 2 ó 3 plazas).

 

  •  Seamos sinceros, los profesores nativos con experiencia probada, que garanticen que tu motivación va a ser «a full» no están siempre disponibles.  Por eso solemos llenar sus horas disponibles rápidamente, y porque nuestros cursos son en pequeño formato. 

 

  • Cada curso partimos con pocas plazas disponibles, y los más rápidos pueden elegir horario, duración, etc.

¿Quieres más info o hacer una prueba de nivel sin compromiso?

Basta con que rellenes este formulario y nos pondremos en contacto contigo para responder a cualquier duda o para  agendar una prueba de nivel tras la cual te daremos las diferentes opciones de horario y grupos. 


¡RÁPIDO! QUE LAS PLAZAS SON MUY LIMITADAS Y VUELAN.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies