The weirdest weekend of my life… Aka Firapassió – El fín de semana más extraño de mi vida… o Firapassió

This weekend, for me the first full weekend living in Esparreguera, was Fira Passió. None of us interns knew anything much about this festival, but after many recommendations, we decided to check it out. On Saturday morning Curtis and I took a trip up to the top of the bell tower to see the city and learned a lot about the history of the church. It had some amazing views! Then, we explored the streets, now filled up with market stalls. We tried lots of different foods like roasted pork, freshly baked bread, candied nuts, and incredible cupcakes. Of course, we saw the Fira Passió itself, a live-action play of the Passion of Christ.

In the afternoon, we visited the Placa de le Pagesia were we watched ‘Bongo Beats & the Jesus Christ Band’. This was a… unique experience. The music was really good, but it was very strange seeing everyone dressed in tunics as if we had warped back to 2000 years ago. We then watched ‘la fiesta de la llum’, which was interesting to watch, but again none of us had ever seen anything like this before. I thought it was fascinating to see how the whole town was involved in the festivities, and how passionate everyone was about it.

We went back to the food stalls for dinner, all of us choosing to have pork kebab, fresh off a giant pig spit roast. No doubt it was one of the stars of the celebration and even though the pig was slightly intimidating to look at, it tasted amazing. Hannah then treated herself to the biggest candy floss we have ever seen, it was practically the same size as her! Curtis and I took the liberty of helping her finish it. Soon we ended up back at the Plaça, this time we created tunics ourselves to join in the evening’s activities and Birra Crucis. Never did I think that on my first week in Spain I would be dressed up in a tunic in the streets of Esparreguera!

 

On Sunday, Curtis went to watch the ‘Encrucijadas World race’ – a 200m race whilst dressed like Jesus (thorn crown included) and carrying a 28kg wooden cross… an absolute craze!. We all ate some Fideua for lunch afterwards. We also had the opportunity to play some of the children’s games in the street.

In conclusion, this weekend was a little bit strange but definitely a very interesting and delicious experience; we’re all looking forward to more Catalan traditions in the coming months!

By Antonia Tomlinson – newcomer to Esparreguera

FEBRUARY_2020-COLLAGE(1)

 

Este finde, para mí el primer fin de semana viviendo en Esparreguera, se celebró Fira Passió. Ninguno de nosotros sabía mucho sobre este festival, pero después de muchas recomendaciones decidimos echar un vistazo a las actividades. El sábado por la mañana, Curtis y yo subimos al campanario para disfrutar de unas impresionantes vistas de la ciudad. También aprendimos mucho sobre la historia de la iglesia. ¡Tenía unas vistas increíbles! Después exploramos las calles, que estaban llenas de paraditas. Probamos comidas de todo tipo, como carne de cerdo asada, pan recién horneado y unos pastelitos increíbles. Por supuesto, vimos la Passió a pie de calle, con escenas de teatro en vivo sobre la Pasión de Cristo.

Por la tarde, visitamos la Plaça de la Pagesia donde escuchamos a la banda “ Bongo Beats”. Podríamos describir la experiencia como…excepcional. La música era estupenda, pero era muy extraño ver todo el mundo vestido con túnicas; como si hubiéramos viajado en el tiempo 2.000 anos atrás. Luego vimos “la festa de la llum”, que también fue interesante aunque de nuevo  ninguno de nosotros había visto nunca algo así. Fue impresionante ver la pasión de todo el pueblo volcado en esta festividad.

Pronto volvimos a la Plaza para cenar y elegimos kebab con  carne de cerdo, que estaban asando enterito en medio de una plaza. Sin lugar a dudas, fue una de las estrellas de la celebración: aunque chocaba verlo, su sabor era increíble. Hannah luego compró el algodón de azúcar más grande que nunca hemos visto, ¡Casi el mismo tamaño que ella! Curtis y yo nos tomamos la libertad de acabar con él. En la Plaza otra vez, nos hicimos unas túnicas para disfrutar las actividades de la noche y unirnos al Birra Crucis. ¡Nunca pensé que en mi primera semana en España acabaría vestida con una túnica en las calles de Esparreguera!

El Domingo, Curtis fue a ver la “Encrucijadas World race”: una carrera dónde los corredores, vestidos como Jesucristo (con corona de espinas incluida), cargan una cruz de madera de 28 kgs durante 200 metros… ¡de locos!. Después todos comimos un poco de Fideua  y tuvimos la oportunidad de jugar a algunos de los juegos infantiles en la calle.

En conclusión, este fin de semana ha sido un poco extraño, pero definitivamente también ha sido una experiencia muy interesante a la par que deliciosa; ¡Todos esperamos conocer de primera mano más tradiciones catalanas en los meses venideros!

 

Por Antonia Tomlinson – nueva ciudadana de Esparreguera

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR